12 ene. 2009

Instinto... maternal?


Siempre me he considerado una chica sin instinto maternal. Cuando veía un niño pequeño tendía a dos reacciones:
1- Huir de esa cosa babosa y sin dientes.
2- Ignorarlo hasta que dejara de berrear o de mirarme fijo.

Ahora mismo en el trabajo tenemos a una chica embarazada de 5 meses, es un amor de mujer, y he desarrollado sin querer un sentimiento protector que antes no tenía. Es ver que alguien hace el tonto a su lado y ponerme a gritar en plan "Cuidadoooo! apartate de ahí que le vas a hacer daño, animal!" *zapatilla voladora* o ponerme a decir diminutivos cariñosos cada vez que me enseña una eco o me deja tocarle la tripa.
¿Será que las mujeres preñadas desprenden algún tipo de feromona para que los demás quieran sobre protegerlas?

En mi familia no he tenido la ocasión de tener niños pequeños a mi lado, así que siempre he dicho que me gustan más los perritos que los bebés (cosa que me ha llevado varios problemas con super mamas hiperhormonadas XD)
Ahora soy una "tiadepega" con la bebita de mi amiga Noa.
Antes de las fiestas fui a comer a su casa y la muy suicida me dejó tener a su super bebita entre las manos mientras ella preparaba el café. La cosa fue bien hasta que empezó a llorar y lo único que supo decirme Noa fue "Ten cuidado, huelen el miedo"
Así que ya me veis a mi casi a punto de llorar y con un miedo atroz a que ese bultito tierno y con un olor a talcos frescos se me cayera de las manos. Estoy segura que el llanto del bebé tiene la función de desorientar al atacante y llamar la atención de la mama... Es que el chillido se te mete en el cerebro y te lo deja fuera de servicio! que horror... Pero que conste que la pequeña es la cosita más mona que he visto en mi vida!! (ya estoy con los diminutivos...)

Siguen sin gustarme mucho los niños, pero creo que hay algo que se está despertando en mi, algo cálido en el centro de mi tripita... ai no, espera, es hambre :p

Por cierto, hay muchos niños en el mundo con falta de cariño, ADOPTA UNO!!

2 comentarios:

noadas dijo...

Es verdad, huelen el miedo. Todos los bebés nacen con superpoderes, y ese es el más intenso de todos.

Las "preñás" también tiene poderes, no tan fuertes como los bebés, pero el más característico es el de parecer preciosas y maravillosas durante el embarazo, aunque engorden 40kg y no haya silla en el planeta que pueda acomodar semejante pandero, ellas siguen pareciendo sílfides maravillosas. Eso sí, un minuto después de no estar embarazadas, dejan de ser criaturas maravillosas, dignas pobladoras de bosque mágicos, para convertirse en gordas.

Nadie sabe dar un explicación lógica a este fenómeno.

Pitu Silver dijo...

jajajajaa! me temo que tu siempre has sido uno de esos seres mágicos Noa :D con o sin bombo!